Mirando por el ojo de buey

Un vistazo a todo lo demás, desde mi interior

Tuesday, July 11, 2006

Mi lindo globito de rojo color...



Afuera llueve, se infiere de la infinidad de pequeños paraguas abiertos que aprecio desde la ventana de mi oficina en las alturas. "Mi oficina" es un eufemismo, pues en la práctica paso las horas del día en un espacio definido por los límites del escritorio donde trabajo, el estante a mis espaldas y el pasillo a mi lado. Anyway, es un día lluvioso, probablemente estemos en presencia de lo que será el frente de "mal" tiempo más fuerte del año (lo que en realidad no significa mucho, pues éste será -y ha sido- un año seco).



Siempre que llueve me siento distinta... creo que es justo decir que me pongo sensible. Sensible, en este caso, no es sinónimo de malhumorada, por el contrario, con días como el de hoy me logro conectar con la vida. Soy receptiva a muchos más estímulos que en un día "normal" y disfruto de cada detalle. Parte de esta sensibilidad se traduce en melancolía, una melancolía grata tal vez, que me acerca de nuevo a la tierra y evita que tanta emoción y energía me lleve volando por los aires hasta reventar como un globo inflado con helio que se acerca peligrosamente a la estratósfera.

2 Comments:

At 8:57 PM, Anonymous Anonymous said...

Llueve... luego existo.

 
At 12:04 AM, Anonymous Johnny said...

La gran energía,que surge de una gota de agua,es la completa perfección que mantiene una estabilidad con todo lo que llamamos vida y la conección directa con Dios.
Percibida ésta energía por pocos,es lo que llamamos;
"Sentimiento" que se transforma en "Amor".
Please, keep going.

 

Post a Comment

<< Home